12 de febrero de 2009

Síndrome platónico

Tenía el porte de muñeca de porcelana, ojos miel, piel clara y una gran cabellera amarilla y con los caireles mas perfectos que yo recuerde.

Era una niña, yo también era un niño (no he cambiado mucho desde entonces) que no sabía lo que era ser niño, en esa época (y actualmente) no sabia quien era, tenía apenas no mas de 10 años, estábamos en la primaria “Miguel Hidalgo” y yo a base de una maestra bastante fea, tenía que tener un amor platónico, alguien por quien ir a la escuela (desde siempre nunca me gustaba ir a clases, buscaba cualquier pretexto para ir o para no estar en la casa) y sin mas ni mas, mi artefacto bombeador de sangre escogió a la mas complicada e imposible de todas, esa niña de estupendas cualidades (años mas delante y en otras sería el “estupendas proporciones”, pero en la primaria nadie se fina en las proporciones).

Ese era el ejemplo mas claro de un amor platónico, un amor imposible, pues yo no podía cruzar mas de una oración con ella, ella era solo un ideal y la veía siempre con sus amigas y platicando de cosas que en esos tiempos era muy común en las niñas, cosas de caricaturas, muñecas y algún maquillaje hurtado del tocador de sus madres.

Y ella, para darle mas énfasis a este amor imposible, me rechazaba, me odiaba, creo que hasta me despreciaba con una manera tal que hasta se podía oler a 5 cuadras de distancia (distancia exacta entra la escuela y mi antigua casa). Cada que la veía suspiraba, con mi cuaderno en mano, de esos de media carta y doble raya que nunca pude terminar pues le arrancaba las hojas.

Lo único interesante o bueno que pasó acerca de este amor acérrimo que sentía por ella, fue que al finalizar la primaria, decidieron hacer un baile de graduación, una fiesta y todo eso. Y para mi buena suerte y como en ese tiempo mi karma estaba a mi favor (por razones de nacimiento y niñez) me pusieron con ella para bailar “tiempo de vals” (un dos tres).

Y para ponerle una cereza al pastel karmático, la última semana de ensaño ella se enfermo de “trancazo” y no asistió y lo peor es que se rumoraba que no asistiría a la graduación y yo, aquel pequeño y simpático niño no bailaría con mi amor platónico y lo que es peor, no asistiría a la graduación.

A mi madre la metí a que ayudara a organizar la fiesta con otros dos padres de familia, así que, aunque no asistiriamos, mi madre siempre en cumplimiento de su deber me llevo casi a rastras a decorar el lugar (junto con otros padres de familia) la mañana de la celebración. Inflando globos con mi desinflada autoestima (no tenía autoestima, pero se lee bien) apareció ella por la puerta, mas pálida que de costumbre y acompañada de su hermana (que resultó ser una muy buena amiga de la mía) y me tomo del brazo y me llevó a la pista y me dijo muy claramente: “Tenemos mucho que ensayar me he perdido mucho por estar enferma y quiero venir a la fiesta, tu si vas a venir? O ya te rajaste”. Ante tal declaración de amor (ok, no fue una de amor, pero yo así lo vi, en ese tiempo todo se ve muy simple y se entienden las cosas de manera diferente) no tuve mas que sujetarla y ensayar durante mas de dos horas. Estaba extasiado no lo podía creer, en ese momento podía acabarse el mundo y yo moriría feliz y joven lo que es mejor.

Al levantar la mirada, nos dimos cuenta que solo estaba mi mamá, mi hermana y la hermana de aquella niña con quien estaba practicando a bailar. Me miró y me dijo “en la noche no quiero que vayas a faltar, sino te busco y te cuelgo”, para un niño como yo y así de enamorado, fueron las mejores palabras que me pudieron haber dicho, prometí que asistiría y no me acuerdo que mas babosadas había acerca de su enfermedad y su temperatura corporal.

En la casa y sin nada preparado, gaste muchos cartuchos y con la persona inadecuada (años mas tarde me di cuenta porque) y en poco tiempo nos preparamos para asistir a la celebración, no sin antes ir con la maestra y proponerle que en la fiesta se bailara dos veces el vals para efectos practicos (uno para tomar fotos y video y otro para deleite de los asistentes), ella accedió y la fiesta se llevó a cabo.

Meses despues y ya en la misma secundaria, ella ya había perdido el encanto (al menos para mi, pero sus cualidades se cambiaron por proporciones y quedo de exquisitas proporciones) y ya la vi mas terrenal, y ahi me hice muy amigo de ella y la conocí mas.

Años mas tarde me enteré que estaba saliendo con un patan y que tiempo despues quedaria doblemente embarazada del mismo. Ya en la facultad y para quitarle el poco encanto que todavia arrastraba me enteré de que era pariente lejana de el llerenas.

Así terminó aquel amor infantil, no se absolutamente nada de ella, pero seguramente ella recuerda ese vals y si no lo recuerda yo tengo dos cintas de video que pueden hacerle recordar a cualquiera aquella noche.

9 comentarios:

lili dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Flor de Loto dijo...

Aaaaaayyyyy!!!!! quéeee lindoooo!!! a mí nunca me tocó bailar con mi amor platónico, jajajajajaja

Mi amor platónico se convirtió en mi novio durante la secundaria, ahora está casado con un bebé y no deja de ser mi amor platónico, ¡lo sigo viendo guapo!

Saludos, Fher!

Pequeña Saltamontes dijo...

Una vez mi amor platónico de primaria andaba jugando en el patio de recreo y corriendo, chocó conmigo y cayó a mis pies.

Luego creció y engordó.

Te entiendo perfectamente.

Xochitl dijo...

Deje de jugar por que se volvio una opcecion. No hacia mas cosa que estar jugando,para el colmo no fui nunca buena jugadora. Desobedecia a mis padres cpn tal de estar pegada al asiento jugando.
Tu lo jugaste alguna ves.
Buen dia de amor y la amistad, que estes bien.
=)

jess dijo...

Me hiciste recordar mi vals de fin de kinder.....
A mí me tocaba bailar con el chico más guapo, pero él me despreció por una niña de caireles rubios...

Y ahí entendí que "ellos las prefieren rubias".

Creo que hasta la fecha, él no se ha embarazado.

Saludos Fhercho!

SuperFandeMafalda dijo...

Que padre post!!!. Me hiciste recordar mi vals, aunque no fue la cancion esta de chayane...sino el "vals de las olas" y fue la onda y mi salon fue la sensacion. jo!((^_^)).

Posteo solo los viernes, porque generalmente es cuando tengo mas tiempo para escribir un post y que vengo a casa de mi padre que es el que tiene internet. Yo no tengo XD...y es por eso.

Me has inspirado para escribir un post relacionado a mis dias infantiles, escolares primarios.

Gracias por haber ido a mi blog...me gusto el tuyo, por cierto y supongo que no tendras inconveniente en que te agregue a mi lista de blogs.

Nitta Gio Sayuri dijo...

Uy! Qué recuerdos de aquella época!

Mi amor platónico arruinó todo cuando se dio cuenta de que yo le gustaba, así que para mí se perdió la magia...

Hace un año me lo encontré, casualmente abordé el taxi que él trabaja jojojo. Inmediatamente me reconoció, pero el 'dejgraciado' me cobró!! :P

Saludos!

El Fhercho dijo...

lili.- Y en que termino todo?

Flor de loto.- chale, y se caso?

Pequeña saltamontes.- el contacto mas sexual que tuviste con tu amor platonico fue ese?

xochitl.- Buen dia xochitl

jess.- Que no eres rubia?

superfandemafalda.- que bueno que seas fan de mafalda

nitta.- no era tu amor platonico, si te cobro no vale la pena

Xénit dijo...

Oye me fascinó tu historia.
Porque extrañamente yo fui pareja de baile de todos y cada uno de mis amores platónicos de la primaria.

Era sorprendente que cada que se armaba una coreografía, estaba ahi, exactamente de mi estatura mi niño ideal en turno.

Creo que por tanta benevolencia de estos tiempos, ahora sigo pagando el que no haya existido una sola coincidencia entre quienes me gustan y a quienes les gusto.

Cosas de la vida.
Pero es genial.