5 de marzo de 2009

Síndrome de Honestidad

Mi queridísima hermana vino hace tiempo a visitarme, bueno, no tanto a visitarme, vino a una capacitación de una semana, así que se quedó en la casa para realizar tal hazaña.

De mi hermana les platicaré mas luego adelante, lo que me sorprendió fue, que todavía hay gente honesta en estos días, no sin antes quitar que hay seres demasiado distraídos y hambrientos también.

El último día que ella estuvo fuimos a desayunar a los mas mejores tacos de barbacoa que existen sobre la faz de la tierra, y como es costumbre el desayuno era a las 13:00 horas; así que el hambre era mucha y muy canija. En el expendio de tacos se sigue una norma muy particular para ordenar, llegas, pides, pagas y te entregan y comes…

Pues bien, llegamos, pedimos, pagué (me tocaba pagar) con un billete de 500 pesos, recibí el cambio, lo revisé y me lo metí a la bolsa, nos entregaron y degustamos de aquellos tacos. Acto seguido y con los reclamos de mi hermana diciendo que los tacos no eran la gran cosa, fuimos a el otro extremo de la ciudad a recoger un paquete que habían mandado. Estando en las oficinas de DHL me vino a mi mente el cambio que me habían dado en los tacos y acto seguido me “pendejee” a mi mismo, sacando el dinero de mi bolsa.

-Su pinche madre, me dieron cambio de un billete de 200, que pendejo, que pendejo- Me dije a mi, mientras revisaba el cambio y veía como mis dos acompañantes se me quedaban viendo.

Afortunadamente, mis acompañantes, son tan buena onda, que se burlaron como media hora de mi, solo mientras hacíamos el recorrido de la paquetería hacia el puesto de tacos y llevándome a que me humillara un poco mas, –No tengo nada mas que perder- Pensaba mientras las risas de mi hermana y de pavel calaban en mi conciencia.

-Oiga, usted estaba cobrando hace rato?
-Si, por?
-Es que verá, hace rato vine y le pague con un billete de 500 y me dio cambio de uno de 200, si se acuerda?
El tipo se me queda viendo, agita la cabeza y dice: –Aquí esta- Sacando los 300 de la bolsa de su pantalón.

Ya aliviado le di las gracias, me di media vuelta y me subí al carro rápidamente, pensando que estaba cometiendo un robo, pero es que en estos casos, la estupidez de las personas (en este caso la mía) nos hace creer cosas distintas y mas cuando nos topamos con gente demasiado honesta.

No cabe duda que sigue habiendo gente sumamente honrada en estos días…

5 comentarios:

jess dijo...

Hey!!
Es un fenómeno nacional entonces ah?
;)
Unidos por un México mejor.
yeah, yeah!
Saludos!

PashmiNa dijo...

efectivamente es un fenómeno único.

saludos!!

xD

Flor de Loto dijo...

Q chido se siente q todavía se puede confiar en algunas personas!!!!

Feliz finde... saludos!

pinkpau dijo...

pff!!..la honestidad es algo qe perdemos cada vez mas,lo bueno es qe aun existe gente qe puede levantar la frente y decir "si yofui honesto aunqe no gane nada"..


arriba mexico..caones!!
jaja

saludancias!

Pequeña Saltamontes dijo...

Pues es que sí es mucho dinero... digo, valía la pena hacer el intento.

Una vez estaba con unas amigas que eran cajeras y me tocó que fue una chica a decirles que le habían faltado 10 pesos de cambio.

Yo conocía a la chica, pero ella pareció no reconocerme (estuvimos juntas en la secundaria).

Pues bueno, cuando fue el corte de caja, resulta que a la que le dio los 10 pesos le faltaron.

Y yo pensé "Chale ¿quemarse por 10 pesos?"

En cuanto a lo tuyo... yo creo que al final, en las cuentas, se percartará de que no le viste la cara.