19 de julio de 2009

Síndrome "de lejos"

La tecnología es algo maravilloso, hasta pareciera mágico, hace 200 años nadie creía que nos podríamos comunicar en cuestión de segundos con una persona o un grupo de personas al otro lado del mundo, hoy es una realidad (y que no suene a comercial barato de televisión). Pero en verdad, eso es comunicación? Digo, véase una video conferencia, en realidad estamos hablándole a una pantalla, con un micrófono y una cámara, destrozando la vos y nuestra imagen, convirtiéndolas en bits y reconstruyéndolas en otro monitor y otras bocinas.

Esto no es comunicación real, pues en una videoconferencia no se pueden expresar emociones del tipo gestual y el lenguaje físico y aunque así fuera (debido a una altísima resolución del monitor y calidad de la cámara). Porque no creo que sea comunicación, pues nos estamos comunicando con alguien “transformado” por un proceso de modulación de datos, así pues, estamos conversando con alguien que no existe y viceversa.

Además y aunado a todo eso, existe la variante muy constante de que todos frente una cámara actuamos, y más sabiendo que la cámara está enfocando directo hacia nosotros, como en una fotografía, posamos cuando sabemos que la foto nos la están tomando, así como los animales que vemos en el animal planet se comportan de manera diferente cuando les están grabando.

Ahora, saliéndome un poco del tema, pero para poder entrar mas de lleno al punto que quiero llegar, hablare del amor, el amor es algo que nadie comprende y que como muchos saben, si se define el amor se pierde el amor.

Entonces, el amor es algo que no es nada y que siempre esta ahí, indefinible y como el alma, sabemos que puede existir pero nadie puede decir que es realmente. Pero aun así y sin saber que es, la gente se enamora, de otra gente (por misterioso que parezca) y en la antigüedad, cuando los trenes de vapor eran animales mitológicos y servían como medio de transporte, las personas se enamoraban de maneras distintas, existía el amor en el aire y en las venas de las muchachas, y los jóvenes ilustres les empapaban de amor, regalos, detalles y cosas de esas, para que al final se casaran y tuvieran un matrimonio infeliz y endulzado con muchos golpes e infidelidades…

En la actualidad, la vida de todos gira (en mayor parte del tiempo) frente a una computadora o pegados a un aparato telefónico, o en bares o en cantinas o en cafeterías o en el baño, pero donde sea que pasen la mayor parte del día, llega el momento en que conocen a la persona indicada.

Lo anterior esta bien, solo por la parte de conocer a alguien que esta a muchos kilómetros lejos de ti y que están conectados por un aparato, llamémosle a este aparato, computadora. Digamos que llevan una “amistad” muy agradable y muy amena, que platican (ya hasta hay un verbo para ello y es chatear, pero no lo diré, pues ya hasta el verbo ese suena arcaico) muchas horas diarás y que se conocen al pie de la letra, se envían fotos, encienden sus cámaras para verse y… Esperen, y ya…

En texto no puedes expresar emociones, a menos que sea a base de emoticons, pero igual no funcionan de mucho, en texto no puedes denotar duda o simpatía o respeto o sorpresa, solo lo puedes interpretar, pues si bien, imaginen que yo esto muy contento escribiendo esto en un domingo caluroso y con mi atuendo de domingo, chanclas, pants y playera deslavada y con manchas de cloro, desaliñado y sin haberme siquiera bañado. Pueden interpretar e imaginar todo esto, pero de aquí a que sea verdad hay una distancia de muchas horas (léase el post eliminado anterior para entender las distancias).

Si en épocas míticas cuando el peso tenia mas ceros, decía el refrán “amor de lejos…”, en la actualidad no es un anacronismo, es una realidad también, pues imaginemos (aquí vamos a utilizar un par de neuronas) a dos personas, A y B, B conoció a A en un bar de su ciudad local, salieron otro día después, se gustaron hubo el tan estúpido click ( luego hablare de ello) y se hicieron novios, a B le mandaron a trabajar a una ciudad vecina, bueno ni tan vecina, quedaba como a 300 kilómetros de distancia, que a una velocidad moderada y por carretera de cuota, son mas o menos 3 horas. A y B deciden de común acuerdo seguir con la relación (primera tontería) y que procurarían visitarse de vez en vez, una vez cada quien (segunda estupidez) y que pase lo que pase, se hablarán diario al menos unos minutos (tercera y costosa babosada). Sigamos con la imaginación (y las neuronas) y ahora avancemos, 3 meses en la relación de A y B se han visto unas 4 veces, fue mutuo el acercamiento, se han gastado mas de 2000 pesos en llamadas telefónicas que se alargan hasta en horas y que la mayoría de las veces estas llamadas solo están cargadas de “te quiero” y respondidas por un “yo también”, hasta hubo un dia en que B se cayó en un sueño al estar escuchando a A. y por último A y B han salido con otros amigos y han conocido a otras personas que con toda la pena del mundo les dijeron lo mismo “es que tengo pareja, no está aquí, pero voy a ir a verle el fin de semana”. Al terminar el cuarto mes, ambos habrán besado a otras personas y por tanto habrán actuado de manera infiel, pero ninguno de los dos querrá termina la relación, pues piensan ingenuamente que la otra persona está siendo muy fiel.

Y esa es la fórmula para como tener a 2 parejas al mismo tiempo en ciudades separadas… Esperen, la idea no era dar la formula, era evitar que esto pase, por más que quieran intentarlo, por más que vengan y digan que si funcionan, por más que me citen ejemplos y todo eso, a menos que sean unas ratas de laboratorio que no salen de su casa y están encerrados todo el día y no tienen contacto visual con gente real… Los amores a distancia no funcionan.

**Por cierto A y B solo ustedes saben quién es el hombre y quien es la mujer…

6 comentarios:

Aki dijo...

querido fercho:


si la tecnologia no deja de maravillarme o bueno a veces no.

recien que empeze a empaparme del msn no crei o mas bien desconfiaba de el, no podia creer que estuviera platicando con un amigo que vivia lejisimos.

besos

Itzaminsky dijo...

Amor en guanajuato, felices los 4

Pequeña Saltamontes dijo...

¿Se relaciona con el "Síndrome de la no indicada"?

Apenas iba a comentar allá cuando desapareció :P

Y pues bueno... eso de las relaciones a distancia es complicado.

Pensar que esa persona a la que tanto amas está lejos y no puedes abrazarla ni tocarla ni besarla... es difícil. Se sufre mucho.

Y tal vez no sea la "fórmula" para tener dos parejas en distintas ciudades, pero creo que debe dársele un tiempo razonable para que prospere. Si no, pues next.

Flor de Loto dijo...

Yo conocí a mi novio por internet, a través de blogs! lo chido es que somos de la misma ciudad, vivimos a unos 6 km de distancia! jeje


La tecnología ayuda mucho! jajaja

Lolita dijo...

tanto choro mareador, para decirme que me amas y me extrañaste y que no quieres que me aleje nunca mas?

jeje

:D

comiendo mocos dijo...

las relaciones son dificiles, y si son de "lejos" se complican poco mas..
pero bueno, bendita tecnologia no?
besos