5 de junio de 2010

¡Estúpidos Presidentes!! y frontpage

Somos unos hijos de los noventas y eso no podemos negarlo, salimos de los ochentas algo raspados (algunos ni cuenta nos dimos) o bien librados, referencias culturales, la generación Zero, la generación Boom, y todo eso que nos coloca una etiqueta para no pasar desapercibidos para la historia.

Andamos rondando, muy peligrosamente, el medio tiempo de este partido, muchos ya pasaron a mejor banca, otros no han sacado los refuerzos, otros mas, ya llevan un puño de tarjetas amarillas encima y ya van por los tiempos reglamentarios y otros mas se sientan cómodamente en las butacas, con su sombrero de dos chelas, su trasto de nachos rebosante y al lado de la porra, solo para ver el espectáculo de una manera muy cómoda y no sudar su fresca playera.

A estas alturas del partido y todos con, casi, el mismo número en la espalda (equivalente a unas 3 decenas), hemos pasado o vivido por (casi) lo mismo, algunos mas otros menos, pero todos caemos en cuenta en una cosa en particular: “si no has sufrido, no has vivido”.

A todos nos ha pasado algo “trágico” en esos menesteres que la gente vulgar llamamos amor, y no es para menos, ya que, si quitamos la felicidad, el dinero y las quesabritas, para algunos el amor es lo máximo. Entonces, si es lo máximo, porque no experimentarlo de vez en cuando con alguien desconocido, hacerlo conocido y ver qué pasa, a final de cuentas, lo peor que puede pasar… Está por venir.

Ahora entonces, si todos hemos sufrido del mal del COLERA, todos por ende, llevamos una maleta llena de recuerdos, memorias, malos gustos y kilos y kilos de sentimientos usados, etiquetados y mal guardados. Pa Pronto, es un maletón, y que si nos pusiéramos averiguar que trae, veríamos que esta mas enmarañado y revuelto que el metro en los vagones de “sobo mujeres” (o era solo mujeres? No se). Si a estas alturas se topan con alguien sin maleta, corran, la gente sin carga, no es porque se hubiera liberado de ella, es porque nunca ha tenido nada de emoción en su vida y por consiguiente, no ha vivido como debería y terminara absorviendole de tal forma que caerá en el síndrome de Estocolmo (para mayor referencia, lea el síndrome de Estocolmo de este su ya abandonado blog)

A que viene esto, a un ejercicio, una analogía de esas de las baratas y que nadie pagaría 2 pesos por ella.

El amor no es un sentimiento, el amor es un conjunto de sentimientos, que individualmente (por separado pues) son solo esos, sentimientos controlados y fácilmente manipulables. Imaginen ustedes un especiero, de esos grandes, relucientes y con al menos 25 cavidades para recipientes con especies diferentes, el especiero es muy complejo, pesado, grande y.. ya dije reluciente?, ok, un especiero, que por si solo para sacarlo de su caja y armarlo, te llevaste unas 2 semanas, 7 chelas y unos 4 litros de café (expresso, mocha, negro, frio, con leche, con azúcar o como sea que te lo hubieran servido, latte venti sin azúcar no, eso es un delito (historia del día en que la tierra se detuvo…)). El especiero, ya lo armaste, ya lo instalaste, y poco a poco, lo empiezas a llenar de especias (o especies, como gusten).

El aceleramiento y la necesidad por usar este especiero, te hace, solo instalarlo y como según tu ya leiste el manual, pues es lo único que necesitas, ya que mucha gente lo usa, la gente te medio aconseja como usarlo, como llenarlo, es mas, hay quienes cometen la osadía de regalarte especies para que llenes las cavidades faltantes.

Pasan unos 5 o 6 años, 13,000 trenes llenos de gentes, muchas, pero muchas nueces y tu especiero, ahí esta, es lo mejor que adorna tu cocina, pero no lo usas, porque las ultimas veces que lo usaste, las cosas no salieron como lo previste, o el comensal termino corriendo o algo en el sartén exploto debido a lo extra especiado de la preparación.

El vendedor del especiero te lo advirtió mas no prestaste atención, no le alimentes después de las 12 de la noche ni los mojes…. Ok, ese fue otro vendedor, pero el vendedor real de este especiero, te dijo muy claro, que no podrías deshacerte del mismo, que podrías comprar otros mas baratos y/o caros. Es mas, que podrías usar dos o mas especieros a la ves para comenzales diferentes, y te vendió tan bien el producto, que hasta presumió que podrías cocinar para dos personas a la ves con ese mágico (musical) especiero.

Lo que no te dijo, fue, que hacer en caso de emergencia, de que hacer en caso de que las cosas no funcionaran como la primera vez. La formula, está en el fondo de los frasquitos.

En el fondo de cada frasquito o recipiente o cavidad para almacenar el condimento, existe el instructivo de uso exacto y preciso de este. Viene detallado de tal manera que hasta un tondo podría emplearlo. Pero, para leer el fondo de todos los frasquitos, uno tiene que vaciar todos y cuando digo, todos, son todos, y al mismo tiempo.

Para emprender esta tarea, son necesarias muchas cosas, entre ellas: 25 centímetros de jerga, esponjas, guantes, jabon, mucho jabón. Alcohol (si es absinth es mejor, algunos frascos limpiaran mas rápido y de manera mas eficiente (cuidado con la gastritis)), del bueno o del malo, eso dependerá de usted, pañuelos desechables o reusables, eso es a su gusto, unos 3 juegos de calzones limpios y nuevos, café, cigarrillos, 3 tickets del metro, un mapa del metro, una corbata lisa (ojo, esto es indispensable, tan indispensable como una toalla si eres un viajero intergaláctico –jeje-) una mordaza, unos guantes de box y otros para el frio, un florete y una capota, medio kilo (o un cuarto, dependiendo de la resbalosidad) de vaselina, gel, cortaúñas, 5 condones nuevos y uno medio usado y solo si no eres un fama llevate puesto un reloj ovalado en tu mano derecha, ya que la mano izquierda será la que usarás mas.

El proceso de limpieza de especiero dura, aproximadamente 19 días y 500 noches, dependiendo de que tan limpio lo quiera dejar. Pero asegurote, que una vez limpio, veras que todo vuelve a tomar sabor, y no es porque hayas aplicado el síndrome de “tabula rassa”, sino porque ahora veras con claridad para que sirve cada cosa en el especiero y sabras como llenar cada recipiente, aun y en el que van esas especies amargas que casi todo mundo odia y que se usan solo en comidas muuuy raras.

Ustedes dirán que están bien, que su amor actual es original y único, que no necesitan limpiar nada, pero realmente, que tan original es?

Todos queremos cocinar de la misma manera y usando solo las especies que nos han funcionado, pero cada paladar es diferente, cada comensal es mas exigente o con gustos simplemente diferentes.

A veces, usamos tanto los especieros que no sabemos realmente como funcionan, solo los usamos por la simple razón de usarlos y porque nos funcionan.

Y ya, pa pronto, Este no es un post de superación personal, ni para que se pongan a reflexionar, este es un post con otro sentido, con un sentido bastante directo, es una carta, para mi yo del futuro, para que cuando la lea, se acuerde de que se trataba la vida entonces, ya que mi yo actual, el del presente, está limpiando el ultimo frasquito, ese que contiene los pasos de López y unos bigotes mal pintados.



PD: Puede que TU (mi yo del futuro) rulees mas, pero YO (fercho del presente) estoy mas joven que tu por cada ves que leas esto, #tragateesa!!

3 comentarios:

đ! dijo...

tengo un comensal exigente,
el más exigente que jamás pudiera haber llegado a mi mesa...
y yo que no sé cocinar para alguien que no sea yo...
mi especiero estaba roto, lo lancé contra la pared el año pasado y cuando llegó el nuevo comensal lo reparé...
ahora aprendo a cocinar, sólo que no sabía que la cebolla en polvo a veces me hace llorar.
buen post, me cayó de perlas! 1 beso amigo! :)

Gabrielle Dupré dijo...

El comensal odia las quesabritas!

Buen relato, el amor es un CONJUNTO de sentimientos! Eso es muy cierto.

Qué mas opinas del amor, Fercho?

Leí un comentario tuyo... en el blog de la paisa... dices algo sobre el precipicio, yo dije que no me gustaba el precipicio, nos hace falta charlar, ya me reincorporo a mi vida, después de la pérdida del domingo.

Un beso!

Gabrielle Dupré dijo...

El comensal odia las quesabritas!

Buen relato, el amor es un CONJUNTO de sentimientos! Eso es muy cierto.

Qué mas opinas del amor, Fercho?

Leí un comentario tuyo... en el blog de la paisa... dices algo sobre el precipicio, yo dije que no me gustaba el precipicio, nos hace falta charlar, ya me reincorporo a mi vida, después de la pérdida del domingo.

Un beso!