15 de octubre de 2008

Sacrificate....

Alzando las copas todos en el bar de costumbre, habiamos ya... Estabamos celebrando algo importante, y no tiene caso mencionarlo ahora, solo que una chica grito: "por los buenos comienzos" y yo baje un poco la copa (que era vaso) y me quede pensando...

Siempre que se trate de celebrar algo, lo que sea, el 90% de las veces se esta celebrando una mejora, algo bueno o un cambio, y justo cuando hay cambio, siempre se tiene que sacrificar algo bueno; Sacrificamos cosas buenas por cosas MUY buenas, y cosas malas por algo MUY malo.

Y justo cuando sacrificamos algo, lo hacemos involuntariamente o voluntariamente, arriesgamos de más o arriesgamos muy poco. Y muchas de las veces no queremos sacrificar nada o no podemos sacrificar nada, no podemos arriesgar nada, porque simplemente no se tiene nada que arriesgar, y muchas veces, cuando no se tiene nada que arriesgar es cuando mas miedo puede llegar a dar para poder sacrificar algo.

Los buenos comienzos traen consigo grandes sacrificios, de comodidad, de ergonomicidad o de hábitat, o de muchas otras cosas más, pero siempre hay un cambio malo, para eso a lo que estabas acostumbrado, y podría ponerme a escribir muchos claros ejemplos, pero plantéeselos ustedes, y verán que mis palabras tienen un poco más de valor.

Pero no solo cuando hay cambios hay sacrificios, o mejor dicho, no solo cuando hay un sacrificio hay un cambio, muchas de las veces hacemos algún sacrificio para tener algo mas cómodo o estar mas a gusto o querer buscar algo mejor, y algunas (no todas) de estas veces resulta ser que el sacrificio en cuestión, no genera ningún cambio.

Con lo anterior no pretendo decir que los sacrificios sean malos o buenos, en si no soy un ferviente seguidor de lo que es bien y lo que es mal, solo considero que las cosas se deben de hacer de una manera tan calculada para poder disminuir las posibilidades de fracaso y que estas sean casi igual a 0.

"El que no arriesga no gana", cita el dicho popular, pero muchas veces no es "tan" ganar, como se cree, pues si arriesgas mas de lo que ganas, terminaras perdiendo (si lo se, lógica barata, pero a fin de cuentas lógica). A mi y creo que a nadie (a menos claro que seas un apostador empedernido) le gusta perder, a todos nos da gusto y hasta satisfacción a ver ganado algo, ver que lo que se logra es por merito propio o por decirlo de una forma: "haber quemado un par de cartuchos". Pero el hecho de "quemar cartuchos" tiene harina suficiente para otro costal y por tanto para otra entrada…

[NDE] Esta historia que estarán a punto de leer, es la historia de Marte, que es el personaje que no salio mucho en la historia de luna en lunes, y que, si la historia de luna en lunes (que es la historia de conejo) fue casi ficción, esta, señor lector, es más aun.

[N2DE] …

Tengo la Dicha de traer hasta sus ojos una historia casi diferente a todas las otras que han leído y si es igual, pues no la lean. Ante ustedes, señores y señoras…

Un martes y un despues (no es luna en lunes, en serio, no es luna en lunes…) Parte 7


Marte tenía 19 años. Era un adicto al cigarro, y todos los lunes (día que odiaba de sobremanera y que había decidido no hacer nada bueno en ese día) asistía a las reuniones de adictos al cigarro anónimos. Platicaban de sus experiencias, hablaban, hablaban, y no paraban de hablar, de cómo el cigarro les manchaba los dientes, apestaba la boca, quitaba el aliento, en fin, un sin fin de historias que el, ya sabia de memoria y que le enfadaban cada lunes.



Se quedaba viendo al infinito y escuchando atento todas las historias, de vez en cuando tomaba apunte y guiñaba el ojo e inclinaba la cabeza, para poder ver mejor a los adictos, todo era monótono e irreversiblemente mejor cada semana. El tipo que se había fumado 15 cigarros en una noche y se quemo la cara porque el ultimo no lo apago. La chica que dejo a su novio por el cigarro, ya que a este no le gustaba el olor del tabaco en la lengua de ella. El adolescente que tenía inicios de una enfermedad pulmonar a causa de el tabaco de su padrastro y que también gracias a él, era adicto. Y un sin fin de historias más, unas mas cómicas que otras, pero realmente a Marte lo que le llamaba la atención era ver como un puñado de gente quería deshacerse de un vicio que ellos mismos habían adquirido y que ellos mismos podían controlar. Le gustaba ver como las personas eran débiles ante mas gente y que solo en ese momento dejaban de fumar, pero que al salir de ahí y llegar a un lugar secreto u oculto lo volvían a hacer. Marte ya los había visto fumar y hasta llegó a pedirles un cigarro.



Era lunes 19 de octubre, Marte recordó que tenía que asistir a la reunión y se preparo para asistir, cogió su cajetilla de cigarros "ducati" y se fue a la reunión. Y al entrar al salón donde se llevaba a cabo la junta, vio un carro nuevo, junto a los carros de los mismos tipos: El de pepe, el de pedro, el de la mercedes y, por alguna extraña razón extrañaba ir acompañado de pocahontas, ella le acompaño un par de veces a una de esas reuniones, cuando ella vivía con el y con su hermana, van, pero eran tiempos diferentes, pocahontas andaba en otros lares. El carro diferente era un volvo color rojo, unas placas de numeración diferente y por tanto de un lugar diferente a donde el cohabitaba, no le dio mucha importancia a las placas, sino a lo que traía colgado en el retrovisor ese carro, y le sorprendió porque a diferencia de todos los demás no traía un rosario colgado, traía una banderita miniatura de Alemania, se extrañó, y se extrañó tanto que tuvo que apretar un poco la mirada para parecer mas incrédulo.



Llevaba sus sandalias rojas de costumbre y su pelo desarreglado, masticaba un chicle motita y justo antes de entrar por completo al recinto, se acordó de que tenía que ponerse su parche de nicotina a la vista, pero no tan a la vista, pues la vez que se lo puso en la frente lo sacaron del lugar. Al entrar al baño para colocarse el parche, se dio cuenta que no traía y al salir apresurado se topo con una chica, que en ese momento no le presto la mas mínima importancia, solo vio que traía un paquete de parches en la mano y que su cara no le era nada familiar, así que pensó que ella era la dueña del carro diferente, ni siquiera se presento ni nada, solo le pidió uno casi arrebatándole la caja y ella accedió, la reunión había empezado hace ya 5 minutos.

Las puertas ya estaban cerradas y no le dejaron pasar, se enojo tanto que en el estacionamiento se sentó en una banca, y justo cuando iba a encender un cigarro, llegó la chica de los parches a sentarse a un lado de el y dijo
No te dejaron entrar? Mala onda— Marte por su parte, Pensó que la chica no era muy inteligente, al hacer ese tipo de cuestionamientos y sabiendo la situación apresurada en la que la había pre-conocido pues no hacia notar nada del intelecto de la muchacha. Pero a Marte se le hacia una falta gravísima el fumar frente a alguien ahí afuera y más porque a ella (y esto no lo quería preguntar porque podría ser muy obvio) también, no la habían dejado entrar, solo se molesto con decir un: —no, como vez, a ti tampoco— Marte había jurado no hacer ese comentario ni en pregunta ni en afirmación, pero Marte tenía un problema, cuando estaba frente a una chica, extremadamente guapa, decía lo primero que le venia a la mente, y mas aun si esta persona era una perfecta desconocida y sobre eso era muy bonita, pero muy al contrario del arrepentimiento por haber dicho eso, ella contesto.

—Yo no quiero entrar—dijo ella.
—Entonces, para que vienes? Es ese tu carro? — señalando el carro volvo color rojo.
—Vengo a traer a mi hermano, y si, si es mi carro, le falta una lavada, pero si, es mi carro.

Y vaya que le faltaba una lavada al carro, mirándolo mas a detalle, tenía un par de portazos y a lo poco que alcanzo a contar, unos 37 rayones del lado del piloto, vaya manera de conducir, pensó Marte.

—No puede venir sola tu hermana, o porque la traes tu?
—Hermano, y si, si puede venir solo, pero me gusta acompañarlo, vamos a todos lados juntos.
—Como me dijiste que se llama tu hermano?
—Reinaldo.
—Vaya nombre, en fin, espero que tu no te llames Reinalda o algo por el estilo, pero dime, eres nueva en la ciudad?— Las preguntas obvias seguían saliendo, y es que a Marte le faltaba un buen cigarro.
—Si, acabamos de llegar, estamos aquí de paso, nos quedamos con una tía mientras tomamos valor para regresar a nuestra casa.
—Valor, donde viven?
—Es una larga historia, que no creo que te vayas a interesar mucho…
—No pude entrar, por educación, no puedo fumar frente a ti y por comodidad, me gustaría que fueras tu la que hablaras, así que, suelta la historia, soy buen oyente.
—Pero, Fumas? No quieres dejarlo o escuche mal?
—Si, si fumo, pero esa es mi historia, y tu me debes una antes, yo luego te cuento la mia y un par e chistes, si quieres.
—Odio los chistes
—Mala onda, tengo unos buenísimos… Tú te los pierdes, pero sigo esperando la historia…
—Pues mis padres murieron, se accidentaron, y pues mi hermano agarro el vicio del tabaco y ahora lo quiere dejar, así que, yo lo apoyo para que lo deje y así poder regresar a la casa
—Si no contaste los detalles la primera, la segunda o la tercera vez que te pedí la historia no creo que me los quieras contar, me quedo con eso, y cualquier cosa te puedo ayudar— En ese momento la hermana de Reinaldo se levanta de golpe y el tiempo se congeló, Marte se quedo helado y parpadeo unas 26 veces para poder ver lo que estaba frente a el, ese portento de mujer con el que llevaba ya varias líneas cruzadas.

Marte no pudo respirar, solo se quedo atónito y por un momento el también se congeló, la descripción de tal fémina es por demás irrelevante, pero para que a Marte le pasara eso, era muy difícil. Había perdido la capacidad de asombro muchos años atrás.


—Los detalles luego te los cuento, espero y poder seguirnos viendo, me caíste bien, como me dijiste que te llamabas? —Dijo ella, mientas se lanzaba el cabello de la frente hacia atrás y empujaba las mangas, de la sudadera gris que traía, hacia atrás.
—Marte, y tu? —dijo Marte mientras veía los brazos de la chica
—Mucho gusto Marte, yo me llamo Darla—mientras estiraba la mano, y mientras hacia eso, Marte vio como se asomaba un encendedor de la bolsa de Darla.
Marte tomó la mano y la agito como debe de hacerse para que eso pareciera un saludo. Y justo cuando le iba a pedir el encendedor prestado, llegó su hermano, la abrazo y quedo dándome la espalda y ella le guiño el ojo y le hizo la seña de "llámame".

Marte, al igual que usted, y hasta este momento se preguntaba como le iba a hacer para llamarle a Darla, pues no sabía su número, pero Marte es inteligente y saco rápidamente lo que el creía que era su celular, lo vio extrañado y era un celular rosa y con piedritas adornado, y por mas que busco su celular en su bolsa, no lo encontró.

Salieron los compañeros del lugar y ahora menos podía fumar, le saludaron y le contaron como el nuevo era un mariquetas que decía que fumaba 2 cigarros al día y que no podía dejarlo. Y de cómo casi tenia una relación casi edifica con su hermana, eso creían ellos, pero el no les prestó atención a sus comentarios, el seguía impactado de la profunda mirada de Darla y de que el celular que traía el no era el suyo. Estaba molesto.

De camino a su casa, encendió por fin un cigarro y se le ocurrió marcar a su propio numero, esperando que el celular nuevo, encontrado en su pantalón, trajera saldo, y si, efectivamente traía saldo y se marco y al contestar el teléfono, una voz de mujer riendo un poco.

—Porque te tienes agregado a tu celular como: "mi numero"?
—Pues porque es mi numero, quien eres? —Bastante enojado y la voz no le era familiar
—Te gustan las adivinanzas?
—No, quien eres?
—Pues deberían de gustarte, a mi no me gustan los chistes.

Marte como ya lo había dicho, era inteligente, pero solo por el gusto de saber que una mujer había hecho eso, y saborear el cigarro que fumaba, dijo

—No se quien habla, pero al menos, el cambio de celular es bueno, el mío era una porquería— Y mintió pues ya sabia quien era la dueña de la voz que estaba al otro lado del teléfono y que aunque digitalizada su voz, era casi idéntica a como la recordaba.
—Mmm pues tu te lo pierdes, Me cambiaras por un celular rosa, en fin, como quieras— Lo dijo con tal coquetería que nadie podría resistirse a decir:
—no, no, no… Espérate, el rosa no es mi color favorito, me gusta mas el rojo—Entre mas nervioso se ponía Marte, era un poco mas inteligente, eso y sudaba más.
—Para la próxima te dejo el celular rojo, espero y que halla próxima, así podrás devolverme mi celular, y hablando de eso, espero que no veas las fotos que tengo— Cuando una mujer se lo propone puede llegar a ser muy sexosa por teléfono y mas si la voz la hace sexosa, ella estaba abuzando de eso y a Marte le gustaba, no creo que a nadie le pudiera no gustar eso
—Fíjate que he escuchado que mañana podría ser el fin del mundo y por tanto no cabría la posibilidad de que hubiera una próxima vez a partir de mañana, que te parece si de una vez? Dejas a tu hermano y vamos a cenar o a no se, sirve que recupero mi celular, ya lo extraño— y en verdad que lo extrañaba, tenía que hablar para cancelar la reunión de su tesis y poder ir a cenar o a lo que sea.
—Paso por ti en 12 minutos, al cabo ya se donde vives, revise los mensajes enviados y vi que enviaste tu dirección y no vives muy lejos de donde yo estoy viviendo, a y una ultima cosa, cámbiate esas chanchas que traes, no se te ven bien.
—Ok, apúrale, ya te quedan 10 minutos.

Llego a su casa, y se fueron a caminar a un parque de por ahí, estuvieron dando vueltas y se sentaban un rato, lo normal que hacen las personas cuando van a un parque a las 12 de la noche, bueno, lo normal que hacen las personas, sobrias y que están conociéndose, a las 12 de la noche.

Se volvió una rutina, todas las noches, durante dos horas, hablaban y platicaban de cosas que nadie entendería, ni siquiera Marte, No podían dejar de platicar, hablaban del clima, de economía, política, religión, sexo, de todo un poco o mucho, depende.


Llegó el momento en que las platicas se terminaron y ellos se encontraban con casi dos horas sin nada que hacer, y ella fue la que lanzo el primer golpe y le dijo que porque no intentaban hacer algo mas serio, llevar una relación mas formal algo mas de adultos.


Quitándole lo de "adultos" a Marte le pareció que el sacrificar esta, espontánea y fructífera amistad, era algo arriesgado, pues a Marte, no solo fumaba como chacuaco, sino que le gustaba apostar, le encantaba, era un apostador crónico, llegó a apostar hasta con su madre, y lo que mas le gustaba, era perder, se sentía con mas ganas de apostar solo cuando perdía, cuando ganaba perdía las ganas de apostar.

Al oír las palabras de Darla, se dio cuenta que estaba entrando en una apuesta, y aunque inconcientemente le gustaba perder, concientemente le gustaba calcular y medir y contar y pesar, era muy metódico para hacer las cosas, nunca se arriesgaba a la ligera, y supo en ese momento que algo malo estaba a punto de suceder, algo terriblemente malo…


14 comentarios:

lili dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
PaShMiNa dijo...

Hola

Sí, la verdad es que la gente tiene mucho miedo al cambio por temor a lo desconocido, por cambiar aquello que les ha funcionado bien hasta ahora y sienten que no es necesario cambiarlo, pues así está bien y no están disúestos a sacrificar nada; lo malo es que quien no cambia se muere porque estamos en una época de cambios.

Saludos!!

Catastrophe K dijo...

Apostar y perder con ella, que más da... Lo mejor de la vida no es lo que dura mucho...

CállateTú dijo...

Y precisamente es la incertidumbre lo que obliga a no querer cambiar.

Siempre somos tan dependientes del ánimo que nos da la seguridad que preferimos no arriesgarnos e irnos por lo seguro.

Catastrophe K dijo...

Dice una canción:

It's a human sign
When things go wrong
When the scent of her lingers
And temptation's strong

Into the boundary
Of each married man
Sweet deceit comes calling
And negativity lands

Cold cold heart
Hard done by you
Some things look better baby
Just passing through

And it's no sacrifice
Just a simple word
It's two hearts living
In two separate worlds
But it's no sacrifice
No sacrifice
It's no sacrifice at all

Mutual misunderstanding
After the fact
Sensitivity builds a prison
In the final act

We lose direction
No stone unturned
No tears to damn you
When jealousy burns

Siempre habia querido dejarla en algun lugar U_U

Pável dijo...

MMM.. que quede claro.. ESTA HISTORIA NO TIENEN NADA QUE VER. PERO NADA QUE VER CON "LUNA EN LUNES". El otro Marte era amigo de conejo.. Este.. este no..
Ahora sí a escribir lo que te falta.

мяs. Gilмоuя dijo...

Que hay!

Pasando rapidin por su blog, pero tenía que dejar mi comment!.. Muy interesante, muy bueno, deje llego a la casa y lo leo a conciencia..

Gracias por pasar al mío!

Nos estamos leyendo!

Saludos

NTQVCA dijo...

Y que fue eso terriblemente malo?...¿QUE FUE?

La ingeniero dijo...

pues buena historia
saludos!!!

jess dijo...

jajaja!!!

A ver, ya me perdí, son historias reales, o ficticias o cómo, acá uno bien entrado queriéndote enjaretar personajes y luego no sé si es sí o no, o cómo!!!!
=P
bien chismes yo!!!

.... y de los sacrificios, qué puedo perder cuando no tengo nada.
Así que venga, reviro y subo mi apuesta... al fin, más perdida no puedo estar.
Decía Robbie "when a hearth is broken, there's nothing to break"... no sé si se escriba así o no porque mi inglés es patético, pero ps sí entiendo lo que significa jaja =D

Fhercho... felicidades!!!!!
cuándo fué siempre tu súper día??

pd.- ya tienes agua?
pd2.- mañana saldré a todos lados desesperadamente, jaja... sí, sí creo horrible en el karma del orden planetario.
... y mi horóscopo dice claramente al final: "No te desanimes. Ten mucha fé y continúa hacia adelante.", claro que líneas atrás hablaba del trabajo, pero no, estoy segura que no se refiere al trabajo..... (nótese que soy una vieja maniática) =P

Abrazos fhercho!!!
queremos pastel, pastel, pastel...!!!!!!!

Zu dijo...

Ay los episodios¡¡¡
Como te gusta hacerla cardiaca
Me haces recordar porque no me gustan las telenovelas.

Catastrophe K dijo...

alguien dijo pastel???

Chapitas dijo...

shangos, me shute todo, se puso mas emocionante la historia cuando Marte se encontro con Darla.

Seguire pasando por aki, good luck

Fhercho dijo...

Lili.- Si y ahi los cigarros son mejores... Mas baratos

Pashmina.- La reversa tambien es un cambio... Aunque suene a comentario antipanista, pero pues, es aplicable

catastrophe-k.- Entonces que es lo mejor de la vida?

callatetu.- Incertidumbre y dependencia, futuras enfermedades que deterioran a las personas

catastrophe.- gracias por la cancion

pavel.- Es la misma linea, solo que no te preocupes, ya pague los derechos por las 4 apariciones de conejor en la historia...

MRS gilmour.- ok, ya que lo leas, espero y te guste

NTQVCA.- Ya lo puedes leer, es la entrada mas nueva

ingeniero.- Gracias, saludos inge

jess.- o jess, la historia esta entintada con cosas reales, pero no, no me enjaretes ningun personaje, solo en narrador.

Lo mejor de apostar, es pagar por ver, asi las cosas serian mejor...

Ya tenemos agua, no se hizo fiesta, mi cumpleaños fue el 14, la fiesta se cancelo, por muchas cosas, y aca entre nos... hasta una fiesta sorpresa que me estaba plneando se cancelo... jaaaa, mira que dejarme plantado en una fiesta sopresa que no tenia que saber que se estaba orquestando, eso es gracioso...

Y el paste, pues ya me lo comi, una banana split triple... sabroza

zu.- ammmm, ya esta queriendose cocinar la primer parte de la audio novela, pero ya viene, perate, mientras leela, que la voz de locutora ya la tienes... recuarda, (8)los cuarenta principales(8)

catastrophe-k.- Gracias por el pastel y por el regalo, ;)

Chapitas.- gracias por la visita, espero y te guste el desmadre... saludos