31 de marzo de 2009

Síndrome Teatral

(a blanco y negro y con música de antaño) En el año de 1994, antes de aquel terrible terremoto que asolo a manzanillo, vivíamos en la zona comercial de un edificio viejo. Mi familia siempre ha sido comerciante, y vivíamos atrás del local, había una casa bien acomodada, 2 recamaras, cuarto de lavado, baño completo… Era bastante malo, pero era lo que teníamos y era agradable, allí aprendí a no tenerle miedo a los ruidos del piso deshabitado de arriba (sillas arrastrándose, canicas, etc). La cuadra estaba repleta de puros comercios y todos los comerciantes de la cuadra tenían hijos de la "camada" entonces, todas las tardes nos salíamos a jugar pelota a la calle, esquivando los carros (en esa época no había tanto loco al volante), a un lado del negocio de mamá estaba el mercado de: "los agachados", y era llamado así, porque con tanto calor que hace en el bello puerto de manzanillo, los locales del mercado tenían que poner sus "cortinas" a medias y la gente entraba agachada, por eso se le quedo ese apodo, era un mercado de alimentos, y muy bueno.

El mercado no era como cualquier otro mercado de alimentos que conozcan, era muy pintoresco y bastante, pero bastante pequeño, a lo mucho unos 15 locales y todos muy pequeños. Entre el mercado y el local de mi madre, estaba la entrada a el "IUBAM" con una escalera de 32 escalones, de los cuales los primeros 3 tenías que subirlos de un solo paso, para ser considerado ágil; y de regreso también tenias que bajarlas de un salto, era cuestión de honor.


El IUBAM (instituto universitario de bellas artes de manzanillo) era el lugar donde se enseñaban las artes, danza, pintura, música, karate (eso no tiene mucho arte, pero igual había, bueno si tiene su arte, pero en fin, cada quien), dibujo y teatro. Dibujo daba clases lao y unas hermanas, música era un viejillo loco que nunca me quiso prestar su pianola, pintura una viejilla que nunca me supo enseñar los colores y que creía que el pastel era un tipo de pintura o algo así, danza, bha, punta-talón, atrás adelante, manos, aplausos, caderas, codos… muchas cosas, para música sin letras… me enfade porque no enseñaban el baile prohibido en ese entonces (la lambadaaa); Como ven, fui ampliamente rechazado de todas y cada una de las artes ahí enseñadas, unas por mi discapacidad física de no poder diferenciar colores y otras porque era demasiado curioso como para esperarme a que dieran resultados.


Pero faltaba el teatro y esa clase la impartía el tío loco de la familia, el hermano no muy cuerdo de mi abuelita, y pues era mi mejor momento para no fallar en este arte, pues si fallaba tendría que regresar a las labores del hogar con la nazi de mi madre. El grupo de teatro estaba conformado por puros tipos que para mi eran considerados adultisimos, pero ahora que lo analizo a lo mucho tenían 19 años (puaj, adultisimos, nadie a esa edad es adulto). Hacíamos un buen grupo, yo a lo mucho presumía de 10 años, y no sabía ni lo o por lo redondo.


Me gustaban las clases de teatro, gritar, hacer escándalo, seguir un guion e interpretar algún personaje en escena, todo era practicas y prácticas, hasta que se presenta la oportunidad, y en 3 semanas habría la presentación de una obra de teatro, mi pulso se acelero tanto cuando me entregaron el libreto y me dijeron; Quieres participar? Lo primero que hice, fue bajar esos 32 escalones de unos 6 brincos y casi arrastrándome entre al negocio de mi mama y le dije, "puedo hacer la obra de teatro?", ella se encogió de hombros y me dijo que si, yo subí rápidamente y le dije a mi tío que si, que su entraría, que cual sería mi papel? Y mejor aun, cuál sería la obra a presentar?


"la moderna cenicienta" se presentaban en los cartelillos de una calidad tal que dejaban mucho que desear, pero a mí me gustaba todo eso, el libreto de 3 actos, me lo aprendí de memoria, me lo sabia al derecho y al revés, me sabia las introducciones de cada personaje, cuando se tenían que reír, cuando tenían que moverse, sabia los pasos, sabia toooodo. Mi papel, era el del presentador, en cada acto, salía el presentador de la obra, dando un preámbulo de cada escena, diciendo desde quien era cenicienta, que tal había estado la recepción y que hacia el príncipe en sus ratos libres… 3 apariciones 57 líneas de dialogo y una semana para confeccionar mi traje, que parecía de rumbero de media noche.


La obra fue un rotundo éxito, aplausos, algarabía por todos lados, la gente se paraba a aplaudir, se reía y se mecía en sus asientos, aplaudía algún chiste, al único que no le aplaudieron mucho, fue a mí, creo que no me escucharon, me dio pánico escénico, sude como 2 litros, conté como 1 millón de gente que me estaba viendo. Pude terminar mis líneas y al final me aplaudieron, no salió tan mal, bueno, si salió muy mal, ya no me llamaron para las siguientes presentaciones. En cambio tuve mis apariciones en escenario callejero (De esa misma compañía teatral, jajaja, tenía que llamarle compañía, no me culpen) como vendedor de globos, donde mi dialogo era "globos, globos, globos" o de cargador de costales y cosas de esas, que eran para un escenario mayor…


Como ven, no soy bueno para las cosas de teatro, no soy bueno para nada artístico, soy malo, sabia improvisar en el escenario, me reía de muchas cosas y todo eso, aprendí mucho en esa compañía teatral, supe como reparar pelucas, aprendí a maquillar a una prostituta exagerada y muchas cosas del teatro…


Pero si, para lo que siempre fui malo y soy malo, es para terminar las cosas, no soportaba subirme al escenario e inclinarme para recibir los aplausos, esperar a que se abriera el telón y todo eso.. no era lo mío, por eso soy malo para concluir cosas, por ejemplo esta entrada, no tiene sentido terminarla sin decir una babosada o un chiste malo, así que la dejo tal cual, con puntos suspensivos, esperando sus aplausos o sus jitomates, todo es bienvenido… salute

8 comentarios:

SuperFandeMafalda dijo...

Que padre!!!. Yo siempre he querido hacerme notar en el teatro..jejejeje...me gusta mucho esto de los aplausos y de interpretar cosas...me gusta estar en un escenario y que la gente se entretenga. Que padre que hayas podido vivir una experiencia asi. Me gusto la descripcion que hiciste de tu casa y el puesto de tu mami en MZO. Hace cuanto que ya no vives en este caluroso estado?

...
...
...
...
...
...


CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP
CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP
CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP
CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP
CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP
CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP
CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP
CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP-CLAP

Niña co0n PijamA de RaiAs dijo...

amo esa sensacion de subir al escenario, ver ( o tratar de ver ) a ese millon deoojos qe te observarn,sperar a qe habra el telon y sentir esos nerviesitos asi bn delis..!!

saludancias nene!

jess dijo...

Jajaja!
Fhercho!!

En un inicio te imaginé bien tipo Dany de Vaselina cuando a todo le entraba y a nada le pegaba en la clase de deportes jajaja!!

Yo tmb estuve en teatro, pero en la prepa, y... mi genial aparación fué el manejo de las luces jaajajaja!!

Aún al día de hoy, tengo pánico escénico.

Saludossss!!!

Nitta Gio Sayuri dijo...

Ja! me hiciste recordar cuando, por cosas del destino o qué se yo, en la obra escolar de ser nombrada 'asistente de dirección' pasé a ser la protagonista de la obra jojojo. Lo mejor era que tenía que interpretar a una mujer ciega y sumisa... pero bueno, desde ahí todos me pedían autógrafos :D

Nitta Gio Sayuri dijo...

Será que eso de la artisteada es lo mío??

Flor de Loto dijo...

El teatro es muy chido, ojalá se te quite eso de que eres malo y vuelvas a divertirte como enano!

Saludos!

pekeña dijo...

los nervios siempre nos van a traicionar, de eso no hay duda

me encantó como narraste tu historia, yo si te aplaudo!!!

saluditos!!!

đ! dijo...

no trates de entenderlo... es... algo... complicado en ocasiones jajaja :P