26 de octubre de 2008

De Amores pasados y amores Acostumbrados

Dejé de estar feliz por un brevísimo instante, al ver a esa rubia platino entregarme ese teléfono, al contestar escuche su voz, no lo podía creer, era ella, esa persona que durante 19 años me había atormentado, la escuche y supuse que no era cierto, me sentí atónito, la, casi, borrachera que tenía se me había bajado solo con la impresión. Solté a mi compañera de baile arrebate el teléfono y jale a la rubia conmigo… Mis ojos se cristalizaron y la rubia me abrazaba, solo escuche 4 oraciones de la voz, casi afónica, del otro lado del teléfono, acto seguido, no pronuncié ninguna palabra y arroje el celular a la calle, este se destrozo y podía, aun y con el ruido de aquella celebración, escuchar mas frases de la otra persona al teléfono, no lo podía creer, era ella, hace 19 años le hubiera aceptado lo que sea, ahora ya no…




Si bien es cierto, el amor es un sentimiento imposible difícil de definir con palabras, es algo, para muchos, inútil e innecesario, pero a quien no le ha movido un amor, un amor imposible o meramente posible, un amor que con el paso de las manecillas del reloj, o se olvida o se desgasta, el amor no es eterno (y no espero que refuten esto, voy a explicar el porqué de esta aseveración) y no dura para siempre.


Para poder darle valides a estas líneas, necesitare de toda su atención y, porque no, hasta de su ayuda. Imaginen a un amor, a su primer amor, a ese primer amor que los hizo suspirar y decir incoherencias, ese que los hizo caminar sin saber adónde iban marchando, ese que les hacía pensar única y exclusivamente en ese objeto de su amor. Ese "primer" (porque no) amor, que les dio un brillo diferente a su semblante, el que los hizo hacerse eternos enamorados y querer tener con esta personas todo, y no dejar nada a la ligera.


Una vez recordado este primer amor, piensen en las cosas que pasaron juntos, los momentos de felicidad, los momentos únicos de su existencia, solo piensen en el amor, no en la persona. Piensen también en cada instante de la respiración de ese amor, ese aroma, ese palpitar por segundo que alargaba el tiempo, esos instantes que duraban 2 min. Pero que para cuestiones científicas solo correspondía a 2 horas y que a su vez, correspondía a 7200 segundos y cabe señalar que un segundo es igual a 9.192.631.770 períodos de radiación correspondiente a la transición entre los dos niveles hiperfinos del estado fundamental del isótopo 133 del átomo de cesio (133Cs). Pero para los enamorados solo eran 2 min de enamorados, sin tanta palabrería…


Ahora que ya tenemos el sentimiento y el tiempo, pues razonemos, el razonar no es más que pensar un poco o meditar las cosas con una lógica muy simple, el raciocinio no es mas que el cerebro hablando, y diciéndote lo que está bien y lo que está mal. Razonemos las situaciones que los hicieron estar enamorados, esos ojos, esas miradas, esas situaciones casi comprometedoras, esa actitud casi reciproca de ambos, y lo peor mejor, que tuvo que pasar para que ese amor ya no exista.


Podrán decir que fue la distancia, incompatibilidad de caracteres, y mucho, pero mucho, blablabla, pero la verdad es que el amor no es para siempre, una persona, puede estar enamorada mucho tiempo, pero no estarlo para siempre, y es ahí, o mejor dicho, es aquí, donde entra la costumbre. Pues, querido lector, si usted dice que actualmente esta perdidamente enamorado de su pareja, como ya lo dijo el CANACA, "ahí véale, apúntele bien…" y razone las cosas, y vera que no está enamorado, que está acostumbrado a algo que se quiere aferrar con uñas y con dientes… No, tampoco es para tanto, no quiero, como usted, querido lector, satanizar la palabra "costumbre", pero es verdad, la costumbre no es tan mala, el ser humano está hecho para querer estar acompañado, pero no para estar enamorado, el amor es una sentimiento, si quiere, hasta un estado de ánimo, pero no una eterna vida…


No quiero, ni pretendo; lo aseguro, con esto, el que no se enamoren y que digan a los 7 vientos (o eran mares?) que están enamorados, pero piénsenlo y denle un poco de valides a la palabra costumbre, Es más, mucho mas, difícil acostumbrarse que enamorarse, es mas difícil desacostumbrarse que desenamorarse.


Pero como todas las demás introducciones a esta inútil historia de casi amor, es solo eso, una reflexión de lo que está a punto de leer.




Señoritas y demás personas que leen esto, el blog, extraído del tercer círculo demoniaco mental de su autor, les trae, lo que sería una secuela de una historia casi inútil para la vida cotidiana.
Un martes y un Después (la vida de los famosos no será tocada en este cuento, ni en esta parte, sobre léase) Parte 9




[NDE]El alter ego "manuel" ya no aparecerá, el murió con esta historia, o mejor dicho, el nació con esta historia…


[N2DE]Parte 7 y Parte 8


[N3DAE]… No he muerto, solo que la historia está muy pinche fea como para hacer interrupciones




Hace 11 años 5 semanas 2 días 5 horas y 27 segundos, antes de que diera el primer timbre ese teléfono y se enlazara la llamada con Darla.


Marte apenas tenía apenas 9 años y acababa de ver en el televisor ese juguete que quería, ese regalo perfecto, eso que lo haría feliz completamente, no quería nada mas, no quería fiesta, no quería otros regalos, no quería los mismos sweters y las mismas bufandas que se decoloraban al paso de las semanas, quería ese juguete, era algo simple, un carro a control remoto. Desde ese entonces Marte le gustaba tener el control y manejar las cosas muy bien. Lo pidió, lo imploró y lo suplicó. Su madre se lo prometió, le dijo que sí, que se lo daría. Pero los adultos se olvidan de muchas cosas, se les pasan los detalles de muchas cosas, a la madre de Marte, se le pasaban muchas cosas por alto, era una mujer muy ocupada, tenía que atender el negocio familiar y dos hijos, era una madre soltera. Aunque para Marte eso no era una justificación valida, en ese entonces ni nunca. Y no es que Marte fuera del tipo caprichoso y de querer siempre obtener lo que él quería, simple y sencillamente era un gusto, y ya que en aquella época no lo dejaron trabajar por cuestiones casi-mochas de su familia, pues no tenía recursos para poder adquirirlo por sus propios medios.


Llego el día en el que supuestamente, recibiría el regalo, todos sus primos, su hermana y todos, al abrir los regalos, recibieron lo que habían pedido en sus cartitas a el niño dios, Marte desde hacía muchos años, que no era crédulo, sabía cómo funcionaba todo eso, y que era innecesario escribir una cartita, que la forma más fácil era pedir las cosas, el nunca pedía nada, siempre aceptaba los sweaters tejidos por su tía y las bufandas compradas por su abuela y lo que fuera que le diera su mamá. Ese año Marte había pedido por primera y última vez un regalo. Se llegó la hora, su hermana sus primos, todos abrieron sus regalos y todos, absolutamente todos habían recibido lo que pidieron, su hermana esa muñeca y ese juego de química que tanto quería, sus primos esos juguetes carísimos que habían pedido, al momento de que todos vieron a Marte y abrió su regalo, este no lo podía creer, lo inimaginable. Abrió la caja y Marte fue invadido por un frio que lo paralizó que lo dejo sin respiración por 3 segundos y que de la sorpresa los ojos se le llenaron un poco de lagrimas, de repente todos vieron como dejaba caer de sus pequeñas manos 3 baterías alcalinas tripe A, y Marte cerró la caja contenedora de una avalancha roja, preciosa.


Ya en el presente, Marte volvió a sentir ese escalofrío mientras sonaba el teléfono y esperando a que nadie contestara, esperando que todo hubiera sido un sueño o una mala jugada del destino y que al no contestar nadie, pues sería como si nada hubiera pasado. Sonó 3 veces el teléfono, Marte estaba inmóvil, frio, no sabía ni para que estaba hablando. Aclarar algo, reafirmar lo que ya sabía, que un tipo, un patán, un bueno para nada, era novio de Darla.



—Bueno? Quien habla?
—Como estas?
—Pues, la verdad, no tan bien como tu, quiero hablar, tienes tiempo?


Marte tragó saliva y dijo lo inimaginable...



—Si sabes quien habla?
—Si, Marte, Como estas, te escucho algo… Algo diferente
—Diferente yo? Que va, la que parece diferente eres tu, supongo…


Muy claramente se escuchó como Darla tragó saliva, suponía lo peor, suponía, que Marte ya se había enterado de su repentino noviazgo con fugio, y que lo que estaba por venir, era una ola de insultos y cosas por demás, incorrectas por parte de marte, incorrectas, pero por demás apropiadas para la situación.



—Que ya tienes novio?
—Si
—Y porque?
—Pues porque el me lo pidió, y me dijo…
—A ver, no creo que entendiste mi pregunta— Marte era una persona muy correcta para expresarse, era muy educado, pero cuando algo le molestaba, era muy impertinente, sarcástico y hasta, porque no, vulgar, estaba muy enojado, y lo que lo hacía enojar mas, era el no poder hacer nada al respecto y que se encontraba a 500KM de distancia.
—Entonces, cual es tu pregunta?
—Porque el y no yo?
—No se
—Queeee? Como que no sabes? Contéstame lo que sea, dime que porque estoy más loco que el, porque fumo mas, porque soy más grande, porque soy más maduro, o lo que sea, lo conozco y es, por mucho, todo lo contrario a lo que yo soy, dime porque, debe de haber una razón lógica para esa decisión, dime porque? No me quedare con un no se, exijo un porque, vamos Darla, yo se que puedes y que sabes, tiene que haber un porque, una razón, dímela, escúpemela en la cara— De lo que Marte no se había percatado era de que Darla, estaba llorando al otro lado del teléfono, esta sollozando a más no poder.
—No sé, tu tienes todas las cualidades necesarias, lo que me gusta, lo que quiero, y el no, el no es el tipo de hombre que quiero. Por eso te digo que no se, y si, merezco todo lo que tu me tengas que echar en cara, no merezco, siquiera, el que me hables, tu has sido muy cariñoso conmigo, amable, respetuoso, y has sabido esperar, pero creo que esperaste de mas.
—Bueno… Tu lo sabes mejor que nadie, no me gusta esperar, creo que después de mi repulsión a las arañas, es lo que está en mi lista de cosas que me molestan de sobremanera
—Lo se, y te pido, si es que puedo, una disculpa, creo que no hay nada más que decir.
—Espera…


Aquí Marte, adorador de las apuestas y de los juegos muy arriesgados, dejo a un lado el sentimiento y se la jugó el todo por el todo, no sabía que mas hacer.



—Espera… Eres la mujer de mi vida, y por tanto, la dueña de esta decisión, así como tomaste una decisión apresurada y aventurada con el tipo que ahora es tu novio, te pido que la tomes conmigo, y te prometo que sea lo que sea, la tomare. Hay de dos sopas, una seria dejar las cosas como viles y simples "buenos amigos" y que yo, día con día escuche cantidad de cosas buenas y malas (espero) acerca de tu novio, y que yo te sirva de consuelo, de pañuelo no desechable para secar todo lo que quieras decir y que no se lo puedas decir entre besos a tu amado; Y la otra que me digas que no quieres saber nada de mi, que lo nuestro no es fructífero, ni como amigos ni como nada, y que esa fue la razón de peso para que eligiera a alguien mas, que espero (venga, sigo queriendo esperar algo) que sea un antiguo amor que te halla movido el tapete de nuevo…
—Tu, más que nadie sabe que esa segunda opción no es cierta, y que la primera no es justa, yo quiero todo contigo, pero estoy con alguien más.
—No te pedí que analizaras las opciones, te pedí que escogieras una de las 2, o en su defecto, que pongas una tercera, que a como lo veo, no la hay…
—No me pidas eso, no se qué hacer, por favor…
—Darla, es tu última oportunidad, y espero que la sepas aprovechar.
—Sabes…


El llanto de Darla no cesaba y era, hasta cierto punto, molesto al oído, pero lo que dijo fue muy claro y es cuando cae a relucir, la tercera y mejor opción.



—Sabes… Hay una opción mas, que, aunque no la vea conveniente, creo que nos puede beneficiar…
—Pues dila, que a mi no se me ocurre nada, y rápido, ya que a tu oportunidad, le está pasando lo que le paso a la mía, se esta acabando
—Amémonos y dejemos que las cosas sucedan, no te prometo dejar a mi novio, pero te prometo quererte más y mejor que a …
—Darla, te estas escuchando, ya que estés consciente de lo que estás diciendo, hablamos, por lo pronto, buenas noches…
—No, Marte…


Marte, no alcanzo a escuchar nada mas, las manos de Marte temblaban y sudaban en una cantidad tal, que bien pudieran rociar medio metro cuadrado de césped. Marte no lo podía creer, Darla le había propuesto serle infiel a fugio, y esta opción no le caía del todo mal, es más, podria meditarlo más y analizarlo.


Pasaron varios días y Marte abandono, las tierras que le dieron su carrera, se regreso a vivir a casa con su madre y con su hermana (van), Encontró, al cabo de 3 semanas, trabajo de docente en una escuela del cente, nada decente, y ahí se pensaba estancar, daba clases de filosofía, aritmética y cocina (era buen cocinero). Extrañaba demasiado a Darla, y no la podía olvidar, seguía creyendo que era la mujer de su vida, y no se dedicó a conocer a nadie más. Volvió a ver a su primer amor, a ese amor de secundaria que tantos golpes le costó y no sintió absolutamente nada, por muchas razones, y la fundamental era que la vio cruzar la calle con 2 niños a cuestas, y el padre de estos cargando pañaleras y mas artilugios del cuidado de los bebés que a Marte le causaban escalofríos.


Aunque Marte no tenia mas que 2 vicios, que era el apostar y el fumar, en la costa donde habitaba, aprendió otros mas, o mejor dicho, modifico los que ya tenía, por ejemplo, el cigarro, lo adjunto al alcohol y se volvió un "pepeto" de cada 7 días, y como le gustaba apostar, y cada 7 días se juntaba con sus compañeros de la escuela (donde laboraba) a jugar, y su gusto por las apuestas, lo adjunto a el juego, ahora, y sin quererlo, tenia 4 vicios, que de no ser por unas partidas muy fructíferas, Marte hubiera seguido con el vicio, y esta partida, en particular, fue la definitiva.


La mesa era redonda, el croupier le había dado, toda la noche, cartas muy buenas, tenía todo para llevarse la noche, esa noche, el congac era muy bueno, en las rocas, como Marte decía que lo prefería y como era un novato, no sabía si le servían congac o whiskey o vaya usted a saber que. Las cartas que le tocaron: un 7 de picas, un 6 de diamantes, y tres doces, el de picas, diamantes y trébol. Como a Marte le gustaba el número 7 y apostar en situaciones arriesgadas, decidió subir la apuesta a todas sus fichas, y lanzo su 6 de diamantes, en pocas palabras, apostó todo al 2 de corazones… El croupier repartió las cartas pedidas por los jugadores y al lanzarle la carta correspondiente a Marte, sonó un celular… Era el de Marte. Marte lo saco de su bolsillo y vio que era Darla, y no porque la tuviera registrada, sino porque se sabía de memoria el número, era como andar en bicicleta, no lo podía olvidar, y por cuestiones técnicas (de cambio de celular) no lo tenía registrado y no por cuestiones técnicas, no contesto el teléfono. Dejó que timbrara las 12 veces necesarias y al levantar la mirada, tenía los ojos clavados de al menos 5 personas, entre ellos su mejor amigo. Marte estaba sudoroso y temblaba de emoción, no por poder ganar, sabía que estaba ganando y que si en ese momento perdía todo, realmente no le importaría, destapo su carta y vio que efectivamente, era un dos de corazones, era EL dos de corazones. Como a Marte le gustaba mas perder que ganar, decidió esa vez retirarse, pero no sin antes cobrar lo que había ganado gracias a su póquer de dos, y darle las fichas a su buen amigo. Se despidió de todos con un fuerte apretón, y prometió no volver jamás a ese lugar, donde los desdichados podían ganar muy fácil.


—Como, carajos, consiguió mi nuevo número, he hecho lo imposible y todo lo posible, para que no lo supiera— Pensó Marte, mientras se sentaba a la barra, del último bar, así se llamaba, no era que dejaría de frecuentar los bares. Marte veía como incrédulo, su celular, y la llamada perdida, vio la hora y se puso a pensar que orilló a Darla a hacer esa llamada, o que fue lo que la empujó a investigar el número de Marte. —Quizás sea tiempo de llamarle, han pasado 4 meses desde la última vez que había sabido de ella— Se dijo Marte y vio como una chica no le despegaba la mirada de encima, una chica nada mal, cabe mencionar.


Si hubiera entrado 1 hora antes a ese bar, Marte sabría que ella se llamaba Penélope y que era la violinista del bar. El único violín que le gustaba a Marte, era el de Darla, pero igual este no sonaba tan mal, pero Marte no lo supo en ese instante. Marte con celular en la mano, vio de reojo a Penélope y cruzó un par de sonrisas. 2 min. Después Penélope estaba sentada a un lado de Marte, haciéndole platica.



—Oye, tu no eres hermano de..
—No
—No sabes de quien te voy a preguntar
—Te estoy ahorrando saliva, pero venga, de quien crees que soy hermano?
—De van, Tu te llamas… Algo con F
—No, no conozco a ninguna van, ni siquiera se que estudio arquitectura ni nada de eso
—Ves te dije, yo sabía que si eras su hermano, como te llamas?
—Si no te incomoda, llámame F, Que estas tomando?
—Nada…—El vaso de Penélope estaba vacio, efectivamente.
—Haces bien, el alcohol es malo para la salud
—Estas esperando una llamada?
—Penélope verdad? No, no estoy esperando ninguna llamada.
—Si te acuerdas de mi, vaya… Y porque el celular en la mano?
—Porque se lo iba a regalar a la primera persona que me abordara esta noche, y felicidades, te has ganado un celular nuevo, pero a cambio el tuyo
—No ya en serio, dime, si no quieres hablar también dime
Metiendo la mano a la bolsa de Penélope y sacando su celular—En serio, te lo cambio, y mira, es igual a la cochinada que tenía antes—Cambio los chips y le dio el celular nuevo a Penélope
—Bueno, nunca está de mas un celular nuevo, pero platícame, que haces solo en este bar
—Solo, estoy contigo… Pero en general, no estoy haciendo mucho, estoy decidiendo que hacer con mi vida, o con lo que resta de ella.
—Te vas a suicidar?
—Mira, Te la pongo fácil, Quiero largarme de todo esto, pero no se como y no se si pueda, quiero migrar a otra ciudad, lo acabo de decidir, y es más, tu me ayudaras…
—A que te refieres, con que yo te voy a ayudar?
—Pues fácil, tienes una moneda?
—Si—sacando la moneda y entregándosela
—Gracias—Guardándose la moneda en la bolsa de su camisa— Ahora dime, que me aconsejas o me dices que haga?
—Pues, si quieres dejar todo, vete, a otra ciudad, a otra mas grande, con mas riesgos, tómatelos, aviéntate a una ciudad que sea de perdición, y trata de crecer en ella, y… Y pues no se que mas…
—Fíjate que eso lo había pensado mucho, pero no se con quien irme a vivir a otra ciudad, no tengo empleo, aquí si, pero allá no.
—Un amigo, un familiar un alguien?
—Nada de nada… Todos me han dado la espalda, es algo que he querido hacer desde hace bastante tiempo, pero no se, no se a quien recurrir.
—Debe de haber alguien, con ese sentido del humor tan agrio que tienes, seguro tienes mas amigos…
—Conejo
—Perro, o a que estamos jugando?
—No, tengo un amigo, que se llama conejo, o creo que todavía es mi amigo, esperemos que si, a el le voy a llamar, anda en… Anda en esa ciudad a la que me quiero ir a vivir, le voy a marcar…
—Quien se llama conejo? Es un nombre bastante malo, no crees?
—Quien sabe, Pero da igual, me has servido de mucho, y gracias por la moneda y por pagar la cuenta
—No he pagado la cuenta…
—Pues págala, para que mi agradecimiento no quede en vano.
—Y esto, A quien se le ocurre pedir nieve en un bar?
—A mi, pero te la regalo, vaya que andas de suerte, un celular y una nieve… Estamos en contacto fermina
—Penélope
—Como sea, da igual ya no te voy a volver a ver… Me saludas a alguien…
—Sale, suerte


Marte, salió del bar, algo contento, y le llamo a su amigo conejo, este le dijo que en pocos días lo recibiría en su casa y le daría asilo el tiempo que fuera necesario. Al colgar con Conejo, volvió a timbrar su celular, era otra vez, Darla, esta vez, si contestó el teléfono.



—Hola
—Hola, hasta que te digas en contestar, que ha sido de tu vida?
—Pues, sin muchas novedades, voy a dejar esta ciudad, me voy a ir a vivir a…
—Otra vez te mudaras? Sabes lo difícil que fue conseguir tu numero?
—Si y no. Te escuchas diferente, te escuchas como muy… Muy normal
—Pues, siempre he hablado así, no se como me escuchaba antes?
—Pues, romántica, enamorada, alegre, feliz, y todos los demás adjetivos acerca de cosas buenas
—No, no he cambiado para nada, pero dime, porque te vas?
—Pues ya vez, me gusta andar de aquí para allá.
—A muy bien, y cuando te vas?
—Sigues con tu novio?
—Mmmm si
—Que te ha pasado Darla, Que paso con la chica enamorada que conocí hace tiempo, que le han hecho? Que pasó con esa mujer que cambiaba celulares? Que le han hecho te has estancado? Y la pregunta del millón, vale la pena?
—No, y lo peor es que todavía te quiero mucho, te amo…


La conversación siguió por 1 hora mas, y entre te quiero y te extraño y no puedo vivir sin ti, y con una cantidad de lagrimas de darla, convencieron a Marte de hacer algo drástico y decir…

7 comentarios:

.. Âtipicä Mäddië.. dijo...

yo creia que aveces escribia mucho jeje

pero el post lo valio, ademas de que me identifique en varias cosas.

hay marte, si que es otro planeta, pero bueno, la gente es comlicada y cuando se trata de amor el asunto empeora un poco mas.

jess dijo...

Pasa que desde mi punto de vista, las necesidades de ambos, van cambiando mientras más se va viviendo.

Yo por ejemplo, nunca he estado enamorada, pero sí encariñada, enajenada o encaprichada, tons, recuerdo todas las personas con las que he tenido queveres, y en el tiempo en el que solíamos salir, eran las personas que mejor me complementaban, y con todo dolor de mi corazón, y sin sonar altanera ni mucho menos, sino sincera, actualmente no son la persona que yo necesito a mi lado.
Y empleo la palabra necesito, que suena bastante anti-romántica, porque es aterrizar el mundo ideal al real, ofreces satisfactores para determinadas necesidades y viceversa....

Sí, no es eterno, porque el amor como la energía, sólo se transforma.
Y hay que aprender a disfrutar cada etapa del mismo.

Abrazos fhercho!!!

PaShMiNa dijo...

aaay, qué frialdad, haz de cuenta que escuché lo que mi ahora ex me decía desde que nos conocimos: "el amor son sólo reaccions químicas"... y con esa misma frase cortamos la semana pasada.

Saludos!

lili dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
NTQVCA dijo...

"Sólo te romperá el corazón. Es un hecho. Y aunque te prevenga,
aunque te garantice que ella sólo te lastimará horriblemente, tú la perseguirás...

¿No es maravilloso el amor?"

2oиi@ dijo...

W.O.W

Pequeña Saltamontes dijo...

El amor es eterno. Dura hasta que se acaba :P

Tal vez se convierte en otra cosa con el tiempo y evoluciona.

Pero hay muchas cosas, bobas y vanas a veces, que lo menguan y terminan extinguiéndolo.

Tantas parejas que luchan por estar juntas y con el tiempo hasta llegan a odiarse.

La frase de ntqvca creo que es de "Great expectations"... y con todo y eso, él al final se queda con la chica.

Ojalá esas cosas pasaran en la vida real.