27 de noviembre de 2008

Síndrome Lunar

Si tan solo hubiera sabido lo que implicaría aquella relación ocasional no hubiera hecho lo que hice, lo admito, lo hice sin pensar, sin razona, sin querer, porque no decirlo así.



Era un día después de aquella sardónica celebración y yo estaba mas crudo que de costumbre, estaba acostado en una cama que no conocía y mi pareja de baile a un lado, despampanante, boca abajo, y lo único que pude ver de ella, era ese lunar en su espalda, ese lunar casi perfecto, ese lunar que se podía palpar, y fue ahí donde me di cuenta de varias cosas: La primera, que no era tan perfecto ese lunar, y la segunda me puse a pensar en la luna y que es lo que ellos implica…






La luna es el satélite natural por excelencia, es ese "astro" que rige casi todo en este mundo, por ejemplo, si ciclo de casi 28 días rige todo, el clima, los meses, los días y hasta el comportamiento de muchas cosas, entre ellas las mujeres.



Como lo dije, los ciclos lunares se afinan a todo, casi 13 ciclos lunares en el año, y para cuestiones de cábala el 13 es un número místico, y para cuestiones de cábala el 7 también pero de ese número hablare luego…


Las mujeres cambian cada tantos días, se ponen de un humor diferente, cambian constantemente de actitud y de personalidad, para bien o para mal, es lo bueno de las féminas, ese cambio constante es lo que hace que los hombres cambiemos de estrategia cada semana, y que también gastemos cantidades exorbitantes de dinero, pero también del dinero hablare luego…


La luna, es como la mujer que le ha servido de musa a miles de personas que han escrito alguna vez, alucinan sus cráteres y su cambio y desaparición cada tantos días, pero para todas, y digo TODAS, las personas, hace falta siempre una musa algo en que inspirarse, algo en que fijarse y sobre que hablar o hacer algo siempre. Es pensar en esta persona, cosa o lo que sea, siempre, hacer todo pensando en aquello, verlo en cada cosa, olerlo en cada instante y escucharlo en todos lados, para poder aplicar las frases de: "huele a…", "esta canción le gusta a…", "Nada que ver, esto no le gustaría para nada a…", etc.


28 días es lo que duró este blog temporalmente fuera, casi un ciclo lunar, pero ya está de vuelta, con una entrega mas de una historia algo chafa, pero que me gusta escribir. Si usted es primerizo en este blog, entiéndase que esta entrada es la cuarta parte de una historia, y que mas abajo vienen los links para las otras 3 partes.


[NDE].- Para datos referenciales, no hay nota del editor.


[N2DE].- Parte 7 Parte 8 y Parte 9

Un Martes y un Después, parte 10


Marte era un adorador del orden, le gustaba que todo estuviera en orden y que todo tuviera un orden, era un muy buen cocinero y sabía de antemano que el seguir una receta de cocina al pie de la letra daba como resultado algo excepcional, y que si se saltaba algún paso, podía fallar y aunque lo pudiera remediar siempre quedaba insatisfecho de haber resanado algo, el lo sabía, sus comensales no, preparaba los sándwiches de la misma manera siempre, entre dos panes blancos (con las orillas) untados de casi la misma cantidad de mayonesa (los embarraba y los sopesaba para calcular la cantidad de mayonesa en ellos), después iniciaba de abajo hacia arriba, queso gouda, lechuga, jitomate, cebolla, jamón, mas queso y la tapa, a veces les ponía aceitunas y aguacate, pero por lo general no, no le gustaban mucho las aceitunas.


El orden en la vida de Marte no siempre era como el lo esperaba, y para serles sincero, Marte siempre trataba de que las cosas se desordenaran (en su vida) para así tener, casi siempre, algo bueno que hacer (ordenarlas por ejemplo). Su vida amorosa era un desastre, y su vida profesional era nula (hasta este momento), ni que hablar de su vida económica y de su vida como tal, Marte tenía mucho por hacer y para hacer esto tenía que salirse de su lugar de residencia, para esto le ayudo a decidir Penélope, y Marte ya había conseguido casa donde vivir, había reencontrado a un amigo y pensó que las cosas iban a ir bien. Solo que en ese momento de decisión recibió una llamada, que ya tenía bastante esperando pero que no había buscado llamar, era darla.


—Como puedes decir que me amas, si estas con otra persona, un pelmazo, cabe decir
—Pues si, Eres la persona indicada para mí, pero no sé cómo terminar una relación.

Algo que tenían en común Marte y Darla (entre muchas cosas) era que ninguno de los dos sabia terminar las cosas, darla, era malísima para terminar las cosas, siempre dejaba sin contestar la última pregunta de los exámenes, se le quebraban los pasteles al partirlos o servirlos (aunque le hubieran quedado buenísimos), En juegos de mesa, aunque era muy buena en ajedrez, nunca había podido hacer un jaque mate y en juego de cartas, no podía o no sabía jugar contra una sola persona, siempre terminaba perdiendo.

—Lo que pasa es que no quieres, no es que no sepas, pero no me importa ya, realmente me tiene que vales lo que hagas o dejes de hacer, yo al igual que tu, se que eres la mujer de mi vida, pero pues no se puede, tienes una gran limitante, tienes pareja, y eso está muy mal a mi no me gusta la infidelidad, y por el momento no quiero saber nada de ti, mañana parto a otra ciudad y, y mejor luego me pongo en contacto contigo, espero verte pronto o no, no sé, pero piensa las cosas que haces por amor o por costumbre o por miedo a terminar algo, no se, no te entiendo y no te quiero entender, tampoco quiero que me expliques las cosas, para mí, de ahora en adelante, dejaras de ser darla, y pasaras a ser una dulcinea, algo inexistente y que estarás ahí.

Marte había dicho un par de mentiras, entre ellas que le gustaba la infidelidad y la segunda que el se pondría en contacto con ella, eso lo verán mas adelante.


—Me vas a decir a donde te vas?
—No, para que?
—Bueno, entonces es todo por hoy?
—Si bien te va, y me va a mi, es todo por siempre…



Marte traía pocos pesos en la bolsa, y ganas de hacer una vida en ese nuevo lugar, no se puede decir que una vida nueva, solo una vida más, lo bueno de viajar en trenes es que siempre hay una via de regreso y podría regresar a su antigua morada cuando el quisiera, lamentablemente o afortunadamente, el ya no quería esa antigua morada, pero siempre tenía esa opción.

Al cabo de 3 semanas, Marte encontró trabajo, y al cabo de 2 semanas más, se encontró con varias mujeres, todas de igual nombre, Ana, no lo podía creer, era como un estigma, o algo por el estilo, y para curiosidades, solo pondré las más relevantes de estas Anas.

Ana Gabriela.- La chica de la parada de camión, ella estaba muy guapa, y le gustaba, según ella, el nombre de Marte, y le dijo que a ella le gustaría ponerle a un hijo ese nombre, que se le hacía interesante. Marte le mintió con respecto a su nombre, pues le dijo que "Ana Gabriela" era el nombre de su hermana, lo cual no es cierto, pero solo para cumplir con lo que el creía había sido el cumplido de ella. Al cabo de 4 semanas la dejó de ver, no le pregunto a que se dedicaba ni cual era su teléfono.

Ana N.- La mejor amiga de una muy buena conocida, ella le enseño a bailar cumbia, salsa y banda, de una manera tal, que Marte sintió que hizo mucho ejercicio al terminar la sesión de clases, y al llegar a su casa (de ella) se quedo dormido en el sillón, y a ella, no la volvió a ver otra vez, igual mas delante se la vuelva a topar, pero con lo que respecta a esta historia no.

Ana B.- Por razones extrañas a su conocimiento y su curiosidad, Marte estaba en un bar gay, tragando saliva y tomando su cerveza, veía el desfile de muchas personas con tendencias sexuales diferentes a las de el, y como se abrazaban, besaban y bailaban. El del cumpleaños se acerca a Marte y le dice que si no baila y el respondió lo que el mismo (el del cumpleaños) le dijo que respondiera, "soy buga", y el del cumpleaños le dijo, no seas tonto, tengo una amiga que quiero presentarte, estas muy callado y como que tienes cara de que quieres bailar. Ahí fue cuando conoció a ella, la otra Ana, y esta le enseño que no sabía bailar, y Marte se ofreció para enseñarle, al parecer le gustó y terminaron bien, pero terminaron, no se dieron sus números ni su segundo nombre o apellidos.

Ana D.- A esta la conoció por una cita a ciegas, a insistencia de un tipo de su trabajo, y a Marte le pareció una muy mala idea, malísima, pero solo por curiosidad acepto ir, mas le valiera no haber asistido. Para que se den una idea, la tipa, era una loca, psicópata y aparte de todo, se colgaba su celular al cuello, era tan de mal gusto, hasta escucharla caminar, y aunque yo y usted sabemos que no esta bien hablar mal de las mujeres, hay algunas que hablan por si mismas. Pero Marte aprendió que, aunque no se tenga nada en común con una persona, se puede platicar de algo, al menos hasta que termine la cita.

Ana L.- 1.55 M. de estatura y de talento literario eran como 15 metros, una escritora excepcional, había publicado apenas su primer libro y Marte la conoció y platicaron de muchas cosas, cosas que Marte no tenía idea, pero que supo aprovechar el ego de aquella escritora y dejar que hablara por si sola. De ella, sabe muy poco, pero fue una buena referencia, pues a Marte más delante, le gustarán las letras.

La Ana.- A ella la conoció en un bar y le dio una bufanda, (fue la que lo hizo cobrador)

6 Anas, de todas aprendió algo, valioso, y lo que mas aprendió, que ninguna de ellas era Darla y que por más que quisiera no podía olvidarla, o mejor dicho, no quería olvidarle…

6 meses pasaron para que Marte volviera a marcar los 10 dígitos de Darla y al contestar, contesto una voz llorosa y bastante angustiada:


—Te vas a poner contento
—Darla?
—Si, y tu eres Marte, no?
—Si, pero como sabias que era yo?
—Pues porque tenía tu número, tengo tu número
—Algún día me vas a decir como es que consigues mis números, pero primero dime porque me pondría contento porque tú estés llorando?
—Me termino fugio
—Pendejo
—Si, nunca me supo apreciar, pero dime, como es que llamo en el momento justo, que pasó?
—Pues nada, no me valora, es un niñete y pues ya no quiero hablar de el
—Esta bien

Duraron hablando por 43 min de lo patán que había sido fugio con ella, y Marte, sin querer, había esbozado una sonrisa, y tanteo el terreno, y previo algo bueno, muy bueno. Era viernes en la mañana, no había ido a trabajar, era un día festivo, y al colgar con Darla, fue a la estación de ferrocarril mas cercana y pregunto que cuando salía el tren para la ciudad de darla, en si no pregunto así, pregunto el nombre de la ciudad, pero ni yo me acuerdo como se llama tal ciudadela. Le dijeron que el lunes a primera hora salía el expreso.
Fue un fin de semana largo, preparo un buen regalo, un buen discurso (recuerden que le gustaba preparar las cosas para que no salieran mal), preparo también la ropa y se enlisto.
Era lunes 13 de un año par, hacia un calor de los mil demonios, o quizá solo 999, pero estaba mas caliente que nada, era la 1 de la tarde, y el tren estaba arribando a… plan de abajo, asi se llamaba la ciudad, plan de abajo.
Se bajó del tren, se metió a una cabina telefónica y marco, ahora no 10 dígitos, sino solo 7, y al contestar, claramente supo que darla estaba sonriendo, y Marte pensó que darla estaba sonriendo porque sabia que el estaba en la estación, a unas cuadras de ella, pero no, no fue así, ella estaba feliz por otra cosa, pues no supo quien llamaba.

—Si? Quien habla?
—Marte

Se quedo callada, y fue porque vio el identificador de llamadas y vio que el número era un número local, después de eso, volteo sobre su hombro y vio a una persona. Darla trago saliva y dijo algo, que del otro lado retumbo tanto que mejor se queda para otra parte, que por esta ya es suficiente

5 comentarios:

lili dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pável dijo...

Bienvenido de regreso..

Zu dijo...

y luego que hiciste en plan de abajo????
ah que canija la darla
y que nena el marte
;)

Xavier dijo...

Saludos.

Me da gusto que hayas seleccionado la imagen de la luna de mi Blog.

Un favor, ¿puedes darme crédito como fotógrafo debajo de ella? (Así está estipulad en la licencia de Creative Commons de mi sitio)

Gracias y Saludos

Xavier Tello
Strategic Consulting
(Consultor y Fotógrafo de la imagen de la luna)

ivaniaherrera dijo...

Aunke voy leyendo esta historia a destiempo kiero decir ke no por eso deja de ser interesante....les comento mi muy particular y por cierto, recien obtenido punto de vista con respecto a esta trama... con lo ke respecta a mi vida, he aprendido ke no todo lo ke se planea y se anticipa sale bien... no hay ke cocinar siempre siguiendo al pie d la letra la receta, pues en el intercambio de ingredientes, en saltarte un paso o dos.. en acortar el tiempo de coccion o por el contrario darle doble hervida.. se imprime la sazon del chef... el destino me ha enzeñado ke la vida tiene giros violentos e inesperados .. pero aun asi suculentos....